Terapia Adicciones

«La adicción no es más que aquel refugio que no pudiste encontrar

entre tus seres queridos”

Terapia Adicciones

Terapia adicciones. La adicción es una dependencia a una sustancia, actividad o relación. En ella, la persona se ve arrastrada a comportamientos autodestructivos, aunque sea consciente de los daños que éstos provocan lo que merma significativamente también su autoestima. Por este motivo, la persona adicta abandona poco a poco sus intereses y actividades cotidianas para sumergirse de forma compulsiva en el consumo o en la actividad que le causa placer. Como resultado, se produce un grave deterioro en su salud y/o en su vida social y laboral.

A través de nuestra terapia adicciones pondremos en práctica diferentes estrategias para ayudar a la persona a liberarse de la adicción y de esos comportamientos autodestructivos que la acompañan.

Adicciones que tratamos:

  • Tabaquismo
  • Adicción a internet, videojuegos o teléfono móvil
  • Alocoholismo
  • Adicción a las drogas (cocaina, cannabis, drogas de diseño,etc.)
  • Adicción al trabajo
  • Ludopatía (adicción al juego)
  • Adicción al sexo

¿Por qué una persona se vuelve adicta?

Existe una vulnerabilidad personal hacia la adicción. No obstante, la dependencia es el resultado de la interacción de factores biológicos (como las características del sistema nervioso), ambientales y psicológicos. De hecho, se estima que la variación genética representa solo entre el 1-2% del riesgo de desarrollar una adicción.

De hecho, los principales factores de riesgo que hacen que una persona sea más vulnerable a la adicción son:

  • El consumo de dicha substancia por parte de los padres.
  • Falta de disciplina o de preocupación familiar.
  • Conflictos familiares.
  • Dificultades económicas.
  • Aislamiento social.
  • Entorno social de consumo.
  • Padecer otras psicopatologías asociadas (ansiedad, depresión, trastorno límite, de personalidad, etc.).

Síntomas de las adicciones:

  • Aumento de la tolerancia: cada vez hay que consumir más para sentirse satisfecho.
  • Preocupación recurrente por cómo obtener la sustancia o cómo pasar más tiempo inmerso en la actividad.
  • Pérdida de control, tanto sobre los pensamientos como sobre los sentimientos y comportamientos.
  • Dependencia de la sustancia o actividad para sentirse bien, acompañada de irritabilidad y ansiedad cuando no puede consumir o practicar la actividad.
  • Pérdida del interés por actividades que antes producían satisfacción.
  • Cambios en los hábitos, ya sea de sueño o de alimentación.
  • Problemas en el trabajo, la escuela o en la relaciones interpersonales.
RESERVAR SESIÓN

¿Quieres superar una Adicción?

Escríbenos o llámanos y te enviaremos toda la información para poder concertar tu primera sesión.
RESERVAR SESIÓN

TERAPIAS