3 grandes causas de los Mareos en la Ansiedad

Unos de los síntomas más incapacitantes a la hora de sufrir un trastorno de ansiedad son, sin duda, los mareos. No solo por lo desagradable del síntoma, sino porque además limita mucho a la persona para realizar actividades cotidianas sin la compañía de una persona de confianza.

El gran temor de la persona que sufre mareos por ansiedad es caerse, perder el conocimiento y no poder recibir ayuda de los demás. De ahí que todo su esfuerzo pase por no estar sola. Lo que a su vez provoca una gran dependencia hacia los demás y un gran deterioro de la autoestima al sentirse incompetente para llevar a cabo de forma independiente las actividades más básicas del día a día.

En un artículo anterior os hablábamos de algunas de las causas más clásicas de los mareos y cómo gestionarlos. No obstante, en este artículo vamos a hacer referencia a causas muchos más difíciles de detectar en consulta, o por el propio paciente, y que se han ido descubriendo a raíz de las últimas investigaciones en psicología y que hemos podido corroborar a través de nuestra propia práctica clínica.

Quédate 5 minutos con nosotras para leer este artículo y así ayudarte a comprender mejor las causas de los mareos en la ansiedad.

La Alta sensibilidad que afecta a nuestra integración sensorial:

La integración sensorial es la habilidad de nuestro sistema nervioso central (SNC) para recibir, procesar y organizar los estímulos del exterior y traducirlos en una respuesta adaptativa.

En la Integración Sensorial participan...

el sistema visual, el sistema auditivo, el sistema olfativo y gustativo, el sistema táctil, el sistema vestibular y propioceptivo.

Las personas que sufren ansiedad suelen tener alteraciones en este sistema debido a su alta sensibilidad y esto afecta enormemente a este sistema de recepción y procesamiento de la información.

Sobre todo, hay afectaciones en el sistema vestibular y propioceptivo. Esto quiere decir, que pequeños movimientos pueden provocarles mareos cuando otras personas ni siquiera notan cuando llevan a cabo un cambio en su postura.

Algunos ejemplos de afectación en el sistema vestibular y propioceptivo que provocan al mareo:

  • Pérdida de equilibrio fácilmente.

  • “Parecer torpe” o lento/a en las actividades físicas.

  • Miedo a las alturas o a caerse incluso cuando no existe un peligro real.

  • Sentir mareo si nos reincorporamos cuando estamos sentados o si movemos rápidamente la cabeza.

  • Tropezarse o caerse frecuentemente

El cansancio extremo:

Las personas con ansiedad patológica también suelen tener dificultades para identificar cuando están llegando a un cansancio extremo. Esto les impide identificar la causa real del mareo que sienten y que no es más que el resultado de su cuerpo desfalleciendo.

Ejemplos de cansancio físico (que normalizamos):

  • Dormir menos de 7h de forma continuada.

  • Horarios rotativos en el trabajo

  • Ejercicio extenuante de forma continuada

  • Trabajo y crianza al mismo tiempo

  • Falta de alimentación nutritiva o mala alimentación

  • Falta de hidratación

  • Pasar frío/calor excesivo o de forma continuada

Ejemplos de cansancio emocional (que normalizamos):

Miedo irracional y constante a los síntomas que vivimos: Esto provoca la movilización constante de nuestro sistema de alerta y defensa lo que nos lleva a un consumo desmesurado de energía.

Tristeza profunda y crónica: nos lleva a la apatía y la falta de energía que provoca falta de movimiento y actividad. Esto provoca que al intentar hacer mínimos esfuerzos nuestro cuerpo esté carente de energía y, por tanto, nos provoque mareo.

Ejemplos de cansancio mental (que normalizamos):

  • Tener una mente rumiativa, soprepensante y que sobre analiza continuamente.
  • Estar en modo “multitarea” como forma de vida.
  • Tener la mente ocupada siempre: trabajando, leyendo, pensando, pensando, pensando…

El trauma y la disociación:

Hay que tener en cuenta que un trauma no solo es un “hecho catastrófico”. También puede estar provocado por vivir, por ejemplo, un primer ataque de pánico sin saber lo que está sucediendo.

Vivir una situación traumática en el pasado o en el presente puede llevarnos a sufrir síntomas psicológicos de ansiedad como la DISOCIACIÓN que, aunque no es más que un mecanismo de defensa de nuestra mente ante tal explosión sensorial, provoca un miedo aterrador en la persona que la sufre.

Hay que tener en cuenta que uno de los síntomas característicos de la disociación es el mareo o sensación de “estar flotando”. Por tanto, bajo el mareo puede haber un trauma relacional o de apego del cual no somos conscientes. Resolverlos será clave para que nuestra mente deje de disparar su sistema de defensa y, en consecuencia, los mareos desaparezcan.

A tener en cuenta…

Por otro lado, los mareos no siempre tienen una causa psicológica y, por ello, es importante que también descartemos otras causas médicas.

Para ello podemos visitar al otorrinolaringólogo para descartar cualquier problema de vértigos o al neurólogo para descartar cualquier afectación neurológica.

Una vez descartadas estas dos vías, lo más probable es que tengas que trabajar a nivel terapéutico alguna o varias de las causas que hemos mencionado en el post. Por ello te invitamos a que nos pidas más información sobre nuestros procesos terapéuticos.

Pide ayuda si crees estar sufriendo ansiedad, depresión o cualquier dificultad que esté limitando tu vida. ¡Contáctanos!

¡Si te ha gustado este artículo déjame tu comentario!

¡Comparte este artículo!

Acerca del Autor:

¡Hola! Soy Carolina Blanco, Psicóloga Clínica y Sanitaria, formadora y supervisora clínica. Gracias a mi experiencia y mi formación me he especializado en el Tratamiento de la Ansiedad, el Trauma y el Apego para ayudar a las personas a superar sus dificultades emocionales y ayudarles a recuperar la confianza en sí mismas en menos de 20 sesiones y a través de mi MÉTODO CRECER.

Suscríbete al Blog

¿Quieres recibir artículos y recomendaciones de libros que puedan ayudarte a gestionar mejor tu situación?

Contacto

Teléfono: 660 76 59 13

Web: formulario de contacto

Últimas entradas

Reserva tu primera visita

Categorías:

Comentarios